huevos_perdidos

El origen de los huevos de Pascua

mama_pataHabía una vez una mamá pata que puso 7 huevos mágicos. Cada uno era de un color y todas las vecinas patas del pueblo corrían a ver a tan increíbles huevos.

Uno era amarillo como el sol, otro azul como el cielo, otro verde como el campo, otro rojo como un tomate, otro violeta como una piedra preciosa, otro naranja como una zanahoria y otro rosa como una flor.

La mamá pata estaba muy contenta de sus 7 huevos pero tenía miedo de que algún zorro quisiera comérselos al verlos tan bonitos, así que los escondió muy muy bien, para que ningún animal malvado les hiera daño.

El huevo amarillo lo escondió en un limonero lleno de limones casi tan amarillos como su pequeño huevito.arbol_huevos_pascua

El huevo azul lo escondió al lado de un lago precioso de un azul celeste tan brillante como el cielo.

El huevo verde en un precioso prado que estaba cerca del pueblo de las mamás pata. Justo debajo de un gran árbol.

El huevo rojo lo escondió entre un montón de manzanas que había en un jarrón.

El huevo violeta lo colocó entre un montón de flores casi tan bonitas como su pequeño.

El huevo naranja en medio de muchas toallas de color naranja que tenía guardadas en un antiguo armario en el fondo de la última habitación de su pequeña casita.

Y por último, el huevo rosa, el más difícil de esconder por su color tan brillante  y hermoso. Así que se lo dejó a una familia de mariposas de color rosa que lo guardaron en su casi en lo alto de un precioso árbol en flor.

La mamá pata ahora estaba tranquila porque sus huevos estaban seguros pero… también muy triste, echaba de menos a sus pequeños. Cuando ya no aguantó más, decidió salir a buscarlos y cuidarlos sin separarse de ellos ni un minuto. Pero justo en ese momento calló una gran tormenta con viento y mucha lluvia.

Mamá pata se asustó y corrió a buscar a sus pequeños antes de que el viento y la lluvia los moviera de sus escondites.

Pidió ayuda a todas sus vecinas patas, primas, amigos y pequeños patitos que fueron corriendo a buscar a los siete huevos perdidos.

Todo el pueblo buscó a los pequeños perdidos. Buscaron y buscaron. Debajo de las hojas, entre la hierba, debajo del agua… Y de repente… ¡Encontraron al huevo violeta!

Lo pusieron en una pequeña cesta y corrieron a buscar a sus 6 hermanitos.

Encontraron al huevo amarillo y verde juntitos debajo de un sombrero y ya sólo faltaban… ¿Sabéis cuantos?

¡4 huevos perdidos!

El cuarto huevo de colores en aparecer fue el rosa, las mariposas ayudaron mucho en su búsqueda, fue un poco difícil encontrarlo porque el viento lo había movido del árbol en flor, pero el huevo quedó apoyado entre dos hojas grandes del árbol vecino.

¡Y ya sólo faltaban 3! Mamá pata estaba muy preocupada por sus tres pequeños cuando un patito muy pequeño, llamado Robertito, encontró el huevo azul flotando en el lago.huevos_pascua_lago

Todos los amigos de mamá pata seguían buscando cuando el huevo rojo apareció delante de ellos, salió rodando de debajo de una cajita cuando una vecina pata tropezó sin querer con esa cajita que estaba en el suelo.

Todos los huevos estaban en la cestita juntitos y mamá pata empezó a contarlos. ¿Os acordáis donde apareció cada huevito mágico?

Pero mamá pata de repente grito y se puso a llorar ¡Falta un huevito! ¡Pobre hijito! ¿Dónde estará?

¿Sabéis que huevo era el que faltaba? Si, el naranja…

Los vecinos buscaron por todos lados, pidieron ayuda a todos los pueblos vecinos, el pueblo de los cerditos, el de las ovejas, el de los pájaros, el de las hormigas… ¡Todos buscaron sin descanso el último huevo!

¿Os acordáis de donde estaba? Mamá pata, pensando que ya no lo encontraría dio las gracias a todos sus amigos por ayudarla y vio que el patito Robertito aún estaba mojado después de nadar al medio del lago para coger a su huevito azul así que entró en su casita para darle una toalla y secarlo.

Desde dentro de la casita empezaron a escucharse saltos y risas, eran unas risas tan altas que temblaban los cristales de las pequeñas ventanitas.huevosymama

¿Por qué se reía mamá pata?

¡En medio de las toallas naranjas estaba su pequeño! ¡Con la tormenta se olvidó de que el huevo naranja siempre había estado en casa!

El pueblo de las mamás patas y todos los pueblos vecinos se alegraron tanto que hicieron una gran fiesta.

Al año siguiente, justo en las mismas fechas en las que los pequeños huevitos se habían perdido todo el pueblo quiso celebrar una fiesta por el final feliz de los pequeños y como… ¿Os acordáis que los huevos de colores eran mágicos?

La magia de los huevos consistía en que los patitos, que eran del color de los huevos de donde nacieron, podían poner muchos huevos una vez al año… ¡De chocolate!

Así que la fiesta donde unos patitos ponían huevos de chocolate, los escondían y todos los buscaban fue tan comentada y divertida que pronto se convirtió en una tradición de todos los pueblos vecinos.

Y esta es la historia de los huevos de pascua, el motivo de que sean de colores y por dentro de chocolate, la razón de que estén escondidos y tengáis que encontrarlos.