los_carnavales_de_juancho

Cuentos educativos

     Los carnavales  de Juancho

 

Juancho tenía un gran mejor super amigo y todos los días jugaba con él. Se llamaba Pablito y juntos creaban mundos increíbles donde todo era posible.

Juancho era bajito y gordito, tenía unas gafas muy grandes, a juego con su gran narizota. Pablito era todo lo contrario, alto y muy delgado con una nariz muy pequeñita.

La mejor cualidad de Juancho era su humor, era requetesimpatiquísimo y sólo Pablito lo sabía porque los demás niños no querían ser amigos de Juancho porque decían que Juancho era muy feo.

Cuando se acercaban los carnavales, la madre de Juancho le hizo un disfraz de superhéroe, el mejor disfraz que se había visto en el pueblo.

El día del desfile Juancho fue a buscar a su único mejor  amigo con su gran disfraz. Pablito se había disfrazado de plátano. Era un disfraz muy bien hecho, pero Pablito se sentía un poco raro, un plátano no es tan guay como un superhéroe.

Cuando Juancho y Pablito llegaron al desfile todos los niños del pueblo quedaron alucinados con el disfraz de Juancho.juancho

Tenía una capa grande con unos bordes dorados. Era de color verde a juego con el traje, que hacía a Juancho parecer muy fuerte (quizás por la espuma que su madre le puso por dentro). Pero tenía unos músculos tan grandes que hasta daba miedo.

Llevaba unas botas con una especie de plataformas que hacían que Juancho pareciera 5, no… 10… no, hasta ¡15 centímetros más alto! Y, por último, llevaba un antifaz que dejaba a la vista solo su gran sonrisa.

Juancho parecía un superhéroe de verdad y todos querían hablar con él y quitarle fotos. Se sentía muy importante y sin darse cuenta dejó de lado a su super único amigo Pablito.platanoconojos

Pablito, (que como recordaréis iba vestido de plátano) se fue apartando y pasó casi todo el desfile escondido detrás de los niños que jugaban con su super amigo.

Juancho lo estaba pasando genial y todos los niños lo adoraban, no sólo por su disfraz sino porque era muy divertido y no paraban de reírse con las ocurrencias del pequeño Juancho.

Pablito se fue llorando a junto sus padres y justo cuando se estaba quitando el disfraz de plátano Juancho lo vio y dejó a todos los niños. Corrió a junto su super único amigo, se quitó la capa y el antifaz y se los dio a su querido amigo.

Pablito se puso muy contento, de repente era… ¡Un super plátano! El defensor de las frutas y verduras.

El divertido Juancho, a pesar de no tener su capa y su antifaz, seguía estando muy guapo.

Los demás niños se acercaron y pidieron perdón a Juancho y Pablito por tratarlos mal, ese día y los anteriores, y animaron a los dos amigos a ser los protagonistas del desfile e ir los primeros.

Cuando llegó la hora de entregar los premios el ganador fue ¡Super plátano y su inseparable amigo!

platanoconantifaz

Fue un día de carnaval muy divertido y Pablito aprendió que tenía un amigo requetesimpatiquísimo con un gran corazón. Juancho aprendió que prefería a su amigo vestido de plátano que a cientos de niños que solo lo querían por su aspecto de superhéroe.

 

Descarga aquí el cuento

 

Este cuento es autoría de Más Ocio Infantil, si deseas compartirlo no te olvides de citar su autoría y compartilo junto al enlace de nuestra página web: www.masocioinfantil.com