parque_infantil_alameda

Parque de la Alameda, Pontevedra

¿Qué hacer un jueves por la tarde con sol o simplemente si no llueve? Pues.. ir al parque de la Alameda de Pontevedra, por ejemplo.parque_alameda_pontevedra

Seguro que todos los que sois de Pontevedra centro conoceréis este parque, está en el centro de la ciudad, entre el Ayuntamiento y el IES Sanchez Cantón. Está rodeado de una hermosa arboleda y es un lugar ideal para pasar la tarde con los niños. La Alameda, que oficialmente lleva el nombre del arquitecto Sesmero, es un espacio grande y abierto donde se pueden distinguir varias zonas, nosotros destacamos una llena de naturaleza y otra más urbana ideal para actividades con ruedas (patines, bicis, triciclos…)

Os contamos lo que nos gusta de este parque:

1. Está rodeado de árboles y jardines, además de varias fuentes y un estanque de patos.

2. Al estar bajo los árboles hay muchas zonas de sombra.

3. Tiene dos zonas de parque para niños según su edad, así que los pequeños tienen su espacio y los mayores también.

4. Si nuestros hijos andan en bicicleta, patines, etc. Al lado está la Gran Vía de Montero Ríos, un sitio idóneo para que los pequeños disfruten sin peligro de coches. Lo único que hay que tener es a otros niños aprendiendo a utilizar sus bicicletas o patines.

5. El parking está justo debajo así que si no vivís en el centro la comodidad es absoluta ya que este parque se encuentra al lado del puente de la barca y es muy cómodo llegar, aparcar, jugar y marcharse sin caravanas ni problemas de aparcamiento.

6. Hay cafeterías donde podéis descansar mientras veis a vuestro pequeños jugar.

Una de las cosas que nos gustan y nos hacen mucha gracia son los columpios, ¿Os habéis fijado en los columpios de los parques ahora? Son casi como los asientos de un coche de rally. ¿Os acordáis de como eran hace 20 años? Nosotros recordamos los nuestros como si fuera ayer, eran ruedas de coche pintadas. Desde luego que las cosas han cambiado mucho y casi siempre para mejor, ahora si los niños se caen de estos columpios, (algo casi imposible) aterrizan en un suelo acolchado maravilloso, nosotros cuando nos caíamos de la rueda por hacer aventuras, nuestras rodillas chocaban contra un rugoso asfalto o tierra llena de piedras puntiagudas.

columpios